Exposiciones

Ocurrió hace treinta años

La cuestión de una mayor representación de Alemania en el Parlamento Europeo

En menos de un año, Alemania recupera su unidad y su soberanía. Para el Parlamento Europeo es una enorme satisfacción, a la que se añade la convicción de haber sabido estar a la altura de este acontecimiento histórico. Surge entonces una cuestión urgente: la reunificación alemana plantea el tema de la representación democrática de los 16 millones de nuevos ciudadanos de la Comunidad Europea. El Parlamento decide entonces conceder un escaño a dieciocho observadores procedentes de los cinco Länder de la antigua RDA.

Democráticamente elegidos en marzo de 1990 en la Volkskammer (Cámara Popular) de Alemania del Este, y entre tanto, delegados por el Bundestag alemán, estos observadores se asocian desde 1991 a la labor del Parlamento Europeo, de sus comisiones parlamentarias y sus grupos políticos. Tras algunas modificaciones logísticas, los observadores se suman, sin derecho a voto, a la delegación alemana, cuya representación pasa así de 81 a 99 diputados, mientras esperan a que se solucione definitivamente la cuestión de la representación de todos los Estados miembros y la organización de las elecciones europeas de junio de 1994.