El Premio Sájarov, el Parlamento Europeo y los derechos humanos en el mundo

El Parlamento Europeo lleva muchos años abanderando la causa de los derechos humanos y la democracia. Sus diputados no dudan en expresar su preocupación por las violaciones de los derechos humanos en el mundo, sin importar las fronteras o los regímenes. Y no se limitan a las palabras: inspirado por la incansable lucha de Andréi Sájarov por la libertad de pensamiento, el Parlamento Europeo materializó su compromiso en 1988 fundando el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia. Este premio lo otorga cada año al galardonado, en la medida de lo posible, el presidente del Parlamento Europeo en una sesión plenaria celebrada en Estrasburgo. El Premio trata de encarnar el extraordinario trabajo de Andréi Sájarov y de transmitir su mensaje a las generaciones futuras.

El premio constituye la mayor distinción que otorga la Unión Europea a las acciones en favor de los derechos humanos y no es solo un gesto simbólico. Además de estar dotado con 50 000 euros, la cobertura mediática del evento es una oportunidad para denunciar y avergonzar a países que violan los derechos humanos y los principios democráticos. En muchos casos, la concesión del premio es también una forma de proteger a los galardonados de posibles represalias por parte de sus propios países. A través del Premio y de su Comunidad, el Parlamento Europeo asiste a los galardonados prestando apoyo y reconociendo su labor. El Premio Sájarov, instrumento de diplomacia parlamentaria, se ha consolidado con el tiempo como un firme testimonio del compromiso del Parlamento en contra de las dictaduras y en favor de los derechos humanos en todo el mundo.