Exposiciones

Mágicas, Místicas y Medicinales

Cornezuelo del Centeno – el Día de la Bicicleta

Claviceps purpurea (Fríes) Tulane

(...) encontrándome afectado por unanotable inquietud, combinada con cierto mareo. En casa me tumbé y me hundí en una condición de intoxicación no desagradable, caracterizada por una imaginación extremadamente estimulada. En un estado parecido al del sueño, con los ojos cerrados (...), percibí un flujo ininterrumpido de dibujos fantásticos, formas extraordinarias con intensos despliegues caleidoscópicos. Esta condición se desvaneció dos horas después.

Hoffmann (1979) LSD - My Problem Child: Reflections on Sacred Drugs, Mysticism and Science.

El cornezuelo del centeno es un hongo ascomiceto pequeño, de entre 1 y 4 mm de longitud, de color púrpura o negro y parásito de varias especies de cereales, entre ellas el centeno. Aunque su uso medicinal se desconocía, era reconocido como un veneno ya en la antigüedad, apareciendo señalado en una tablilla asiria del año 600 a.C. En el contexto arqueobotánico aparece a menudo en excavaciones de Europa central y del este de la época medieval, aunque también se han encontrado restos en yacimientos neolíticos, así como de la época romana.

De gran toxicidad, la ingestión de granos contaminados provoca ergotismo, también conocido como el fuego de San Antonio, que afecta tanto a humanos como a animales. Durante la Edad Media se dieron numerosos casos de envenenamiento por cornezuelo en el norte y centro de Europa que causaron miles de muertos. Afectaba sobre todo a las personas de las clases más pobres, que se envenenaban al consumir pan hecho con harina contaminada.

El ergotismo puede presentar dos formas, la convulsiva y la gangrenosa. Los síntomas de la primera incluyen convulsiones, ataques epilépticos, alucinaciones y cambios en la conducta, provocando a veces que la persona afectada baile compulsivamente, lo que era conocido como el baile de San Vito. La segunda forma causa gangrena, acompañada de una intensa sensación de ardor que afecta a las extremidades. En época medieval estos síntomas eran a menudo asociados con ritos demoniacos y se cree que muchas personas afectadas fueron acusadas de brujería y condenadas por ello.

Contiene una mezcla de varios alcaloides entre los que destacan ergonovina y ergina, responsables de sus efectos psicoactivos y la ergotamina y ergometrina, potentes vasoconstrictores y responsables de provocar gangrena en las personas afectadas. Los alcaloides con propiedades psicoactivas del cornezuelo son derivados del ácido lisérgico, precursor de LSD, un potente alucinógeno que fue sintetizado accidentalmente por Albert Hoffmann en 1938. Considerado el alucinógeno más potente conocido, originalmente se recetó para tratar la esquizofrenia, el alcoholismo y la depresión. Sin embargo, posteriormente se comprobó que su ingesta produce alteraciones en la percepción de la realidad y alucinaciones, trastornos de personalidad, pérdida de memoria y otros problemas físicos. Su consumo a largo plazo conduce a la psicosis y a la depresión.

El LSD tuvo una gran influencia en la cultura occidental en la década de los 60, desde el arte y la literatura hasta la moda y la música, como fue el caso de los Beatles que adoptaron el uso del LSD en esos años.

Varios de los alcaloides del cornezuelo tienen un uso limitado en la medicina moderna, para tratar síntomas del parkinson, migrañas, para provocar el parto y para tratar hemorragias postparto.