Exposiciones

Ocurrió hace treinta años

Las resoluciones del Parlamento Europeo sobre la situación de la Alemania dividida durante la Guerra Fría

Entre 1960 y 1980, el Parlamento Europeo hace gala, en distintas ocasiones, de su compromiso con la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en el mundo, especialmente en los países del otro lado del telón de acero. Mediante debates, tomas de posición, resoluciones, preguntas orales o escritas de los diputados, misiones de investigación, envío de delegaciones o audiencias públicas, el Parlamento intenta alertar a la opinión pública y a los medios de lo que se juega en Europa.

En octubre de 1964, con ocasión del aniversario del levantamiento de la población de Berlín Este y la zona de ocupación soviética contra «la servidumbre y la dictadura», el presidente Jean Duvieusart no duda en manifestar la simpatía del Parlamento por el pueblo alemán y su destino. Estas son sus palabras: «Si los alemanes están luchando por el derecho a decidir por sí mismos y por una reunificación en unidad y libertad, si muchos de ellos han dado por ello su vida, nosotros, por nuestra parte, no cejaremos en el empeño de instaurar en el mundo el régimen de la libertad».

La firma, en agosto de 1975, del Acta final de la Conferencia para la Seguridad y la Cooperación en Europa de Helsinki lleva también al Parlamento Europeo a tomar posición. La Cámara recuerda los compromisos adoptados en materia de derechos humanos y libertades fundamentales, especialmente por cuanto se refiere a los contactos interpersonales y los encuentros entre familias separadas desde la construcción del Muro. Así, en 1977, ante las peticiones de ciudadanos de Alemania del Este a quienes se deniega sistemáticamente la posibilidad de emigrar a la República Federal para reunirse con sus familiares, el Parlamento Europeo decide insistir ante las autoridades de la RDA para que se cumplan los compromisos contraídos a escala internacional. Los diputados europeos ponen también sobre la mesa la cuestión de los prisioneros políticos y la aprobación de leyes represivas en la RDA.