You're viewing this item in the new Europeana website. View this item in the original Europeana.

Revista católica de las cuestiones sociales - 1930-03-01

La publicación más duradera de carácter confesional y doctrinal dedicada al movimiento obrero católico que reunió a las primeras plumas carlistas y más conservadoras e integristas del catolicismo español. Fundada por el segundo marqués de Comillas, Carlos López Bru (1853-1925), representante de la tendencia más conservadora y gran benefactor de la iglesia católica. Fue dirigida por el integrista sevillano José Ignacio de Urbina, fundador de una Liga Antimasónica y Antisemita.

Se dedicó a la propaganda católica a favor de las “instituciones económicas de la clase obrera” y a difundir la doctrina social de la iglesia católica, tomando como guía las encíclicas de León XIII, calificado como “el Papa de los obreros”, y los documentos de la jerarquía eclesiástica.

Estuvo dirigida “al clero, a los capitalistas, a los patronos y a los obreros” y protegida por los prelados españoles y otros protectores seglares pertenecientes a la aristocracia y a las clases profesionales. Pretendía que los obreros supieran ”quienes son sus verdaderos amigos”, y promovió en España la fundación de círculos, asociaciones y sindicatos de obreros católicos, frente a la “amenaza” socialista y el “nefasto” anarquismo, a través de la “caridad”, intentado el restablecimiento de los antiguos gremios y fomentando el cooperativismo. Llamó al clero para que condujera en España “el movimiento social moderno”.

Entre sus colaboradores se encuentran el carlista Enrique Gil y Robles (1849-1908), Juan Mañe y Flaquer (1823-1901), Juan Mella, Juan M. Ortí y Lara, los pidalianos Sánchez de Toca y Lema y Vadillo, así como Amando Castroviejo, autor de las reseñas bibliográficas, o León Leal Ramos (1881-1959).

Además de artículos doctrinales, publicó informaciones sobre el movimiento social católico y crónicas del extranjero, además de reproducir textos legales.

De periodicidad mensual, apareció al principio con 16 páginas, aumentándolas progresivamente hasta alcanzar el centenar por número. Publicó índices semestrales. Tuvo imprenta propia.