You're viewing this item in the new Europeana website. View this item in the original Europeana.

Revista contemporánea (Madrid) - 1883-07-01

Una de las más prestigiosas revistas de su época, según señala Seoane, y “maciza publicación”, como la califica Gómez Aparicio, fue fundada y dirigida en su primera etapa por José del Perojo y Figueras, de formación racionalista y germana, una de las más recias mentalidades de su época, como describió Asenjo a quien introdujo en España a Kant, Hegel y Fischer. Apareció el 15 de diciembre de 1875 con el propósito de fundir en una sola publicación de carácter internacional “todas las manifestaciones de la cultura” y ser el palenque de las ideas modernas europeas, especialmente germanas, tal como señala Gómez Aparicio.

Sus contenidos son ensayos y estudios de todas la ramas del conocimiento tanto humanista como científico; textos de creación literaria originales, tanto novelas, cuentos y leyendas como poesías, y revistas críticas sobre el movimiento literario e intelectual europeo, además de novedades bibliográficas, tanto españolas como internacionales. Contó con correspondencias (corresponsalías) en Alemania, Inglaterra, Italia y Francia y difundió la novelística alemana, rusa, inglesa, francesa o escandinava.

Constreñida a “un ambiente intelectual minoritario”, como indica Gómez Aparicio, tuvo un tono liberal y europeísta, tal como recuerda Seoane, cuando Perojo se dedicó a combatir las tesis de Menéndez Pelayo sobre la ciencia española y conectó con la Institución Libre de Enseñanza. Su primer principal redactor fue Rafael Montoro, y entre sus más notorios colaboradores de la primera época contó con Manuel de Revilla, traductor de Descartes y difusor del krausismo, así como con Rafael Altamira, Julián Sanz del Río, Rafael María de Labra y Urbano González Serrano, entre otros nombres españoles como europeos.

En 1879, Perojo venderá la publicación al político canovista José de Cárdenas, y después abandonará su dirección, siendo sustituido por Francisco de Asís Pacheco. Será bajo la dirección de éste cuando Revista contemporánea cambie totalmente de orientación ideológica y pase prácticamente a ser adscrita al canovismo. Desde 1901 se pondrá al frente de la redacción Juan Ortega y Rubio, coincidiendo con la etapa más conservadora de una longeva publicación que, a pesar de una vida económica precaria, dejará de publicarse con su entrega de junio de 1907, coincidiendo con el fallecimiento de Cárdenas, su propietario.

En su última etapa había contado con colaboradores españoles como Campoamor, Pereda o Benavente, y su adicción al canovismo y después al maurismo “limitó su vida”, a juicio de Domingo Paniagua. La revista había tenido diferentes frecuencias de aparición (quincenal, mensual y bimensual) y paginación variada. Paz Remollar publicó en 1950 sus índices.